Leche de Vaca, lo que los padres deben saber

Actualmente, las Sociedades de Pediatría recomiendan la leche materna o fórmula fortificada con hierro durante los primeros 9-12 meses. (La Academia Americana de Pediatría recomienda no dar a los bebes leche entera de vaca durante los primeros 12 meses de vida). Hay muchas razones para esto, pero la más importante se relaciona con las necesidades de hierro de un niño. El hierro es una parte esencial de los glóbulos rojos de la sangre. Cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir glóbulos rojos se desarrolla “anemia” (o disminución del nivel de glóbulos rojos) . Normalmente, los bebés nacen con suficiente hierro en su cuerpo durante los primeros meses de vida. Sin embargo por 3-4 meses, se necesita más hierro. Este hierro adicional debe provenir de la dieta del niño y por eso se recomienda la fórmula fortificada con hierro para los bebés que no son amamantados.

Por una variedad de razones, la leche entera de vaca se considera que es una fuente muy pobre de hierro. Además, la proteína en la leche de vaca no es fácil de digerir por los bebés. Por el momento, la mejor fuente de hierro y otros nutrientes para un bebé es la leche materna. Por esta razón la lactancia materna debe continuar durante el mayor tiempo posible. Sin embargo, cuando la lactancia materna no es una opción, el bebé debe beber fórmula fortificada con hierro que contiene suficiente hierro y todas las otras vitaminas y nutrientes esenciales para apoyar el crecimiento y desarrollo normal. Además, las fórmulas infantiles contienen proteína de leche de vaca modificada que un bebé puede digerir más fácilmente.

Antes de la recomendación actual, los bebés fueron cambiados a la leche entera de vaca a los 6 meses de edad, o incluso antes. La razón de que el período de fórmula o leche materna fortificada con hierro se ha extendido es que los estudios han demostrado una sorprendente cantidad de anemia por deficiencia de hierro en niños menores de un año de edad. Ahora también reconocemos que la anemia por deficiencia de hierro en el primer año se ha relacionado con retrasos en el desarrollo, que por desgracia, en algunos casos no se invierte mediante la adición de hierro a la dieta después. Por lo tanto, la prevención de la anemia por deficiencia de hierro es nuestra meta.

Atentamente, Dr. Rodolfo Garza, Pediatra en Monterrey

Pediatra en Monterrey Cel:8183664091

Cel:8183664091